sábado, abril 17, 2010

nueva entrada

fcbsdfbvdsfbsdjfbsdfbsadfsadbfsdbfsdfbsdfbsfbsd


miércoles, setiembre 17, 2008

Mi televisor y yo


Un sonido me despertó, miré a todos lados y no encontré nada, eran exactamente las tres de la madrugada, y ya comenzaba a dormirme cuando de nuevo volví a escucharlo.


No podía creer lo que veía, me froté los ojos tratando de eliminar el sueño, pero seguí sin poder entender. Era el televisor, que se había encendido solo. Busqué el control remoto y traté de apagarlo desde la cama, pero seguía encendido. Las pilas se han gastado, pensé.


Entonces me levanté, fui hasta él y lo apagué, pero no había dado media vuelta cuando de nuevo estaba encendido. Volví sobre mis pasos y apreté otra vez el botón para desconectarlo. Entonces fue cuando lo descubrí.


El televisor tenía ojos, su boca comenzaba a dibujarse, y apareció en poco tiempo un rostro.

- Buenas noches- me dijo- te desperté.


Nada pude responder, pero la voz me era conocida, volvió de nuevo a repetir lo mismo, pero con otra voz.


- Ya me imagino lo que piensas- me dijo cambiando nuevamente la voz- no te preocupes, puedo imitar todos los personajes.


- ¿ Todos ?, le pregunté y creo que yo también cambie mi tono.


- Bueno de casi todos los que pasan por mis circuitos. Qué te parece esta voz,..., me parezco a Bart, el de los Simpsons. Parece que no te gustó- me dijo.


- ¡Ah !- exclamó y bajó rápidamente la voz- ésta seguro que te agrada.

- Es la de Alf- le dije- el extraterrestre que cambió la vida de la familia donde vive.

- Al fin conoces alguna voz- me dijo.

Le miré directamente a sus ojos y vi que estos me recorrían de arriba a abajo.

- ¿ Qué miras ?-le pregunté.

- Estás muy gordo, creo debes tomar Redicrás- me respondió.

- Lo crees- y de inmediato me pregunté de dónde conocía el nombre. Pareció adivinar mi pensamiento y me respondió:

- Tantas veces que ponen esa publicidad que ya me la se de memoria- me dijo, para añadir de inmediato-. Sabes a veces la cantidad de canales que pasan por mis circuitos es tan grande que ya no recuerdo donde lo vi.

- Sí los conoces todos, y ves todos los programas cuáles son los que más te gustan- le pregunté.

- A decir verdad-me respondió- pocos, casi todos me aburren, pero me encantan aquellos donde salen esas muchachas ligeras de ropa o aquellas muy bonitas. Me gusta Celeste, Alejandra o las dos hermanas de Mujeres de Arenas que están mejores.

- No las conozco- le dije.

- Solo tu ves el fútbol y esas películas de granito- me respondió.

- ¿ De granito ?- le pregunté sorprendido.

- Así te dice ella cuando empiezas a roncar y me quedo encendido.

- ¿ Qué dice ?- le pregunté molesto.

- Mejor me callo pues son confesiones de alcoba- me dijo.

- Realmente no entiendo como es qué hablas- le pregunté.

- Difícil para ti entender éste problema, siempre mi madre me lo decía.

- ¡Tu madre !- exclamé más sorprendido que nunca.

- Claro, acaso no puedo tener madre igual que ustedes.

- No me vayas a decir que también tienes padre- le pregunté.

- Claro, quien tiene madre tiene padre- me respondió alzando su voz, o tu conoces a alguien que no lo tiene, por que esos otros son cuentos de televisión. Ustedes los humanos son gente muy rara, ven cada cosas que a veces me dan ganas de apagarme, pero bueno mis circuitos no me dejan hacerlo.

- ¿ Qué es lo que no te gusta ?- le pregunté nuevamente.

- Para empezar, los noticieros pesados donde solo uno habla, o los espectáculos como el de Cristina, ah, pero ya me encantanlas imágenes de muertos, mientras más mejor.

- ¿ Cómo puedes decir eso?- le pregunté.

- Pensé que a ti te gustaban, te sientas a contemplar cada uno de ello y nada te levanta.

- Es para informarme- le respondí.

De nuevo se quedó callado, sus ojos recorrieron toda la habitación, y se detuvieron en mi compañera a la que cubrí de inmediato con una sábana.

- No te preocupes, la veo así todas las noches- me dijo.

- ¿ Todas las noches ?- le pregunté indignado.

- También por el día- me respondió con insolencia.

- Creo que ya no puedo soportar más- le dije malhumurado, me levanté de la cama, lo desconecté de la toma eléctrica, lo alcé y lo llevé a la sala.

En la mañana cuando me desperté encontré el televisor de nuevo frente a la cama, en el mismo lugar donde estaba la noche anterior. Estaba a punto de preguntarle a mi esposa quién lo había colocado allí pero temí que pensara que me estaba volviendo loco.

Por eso cada noche, antes de acostarme decido taparlo con un pesado cobertor de cama, y he tomado la precaución de desconectarlo de la toma eléctrica, por sí acaso.

Carlos Bravo Reyes.

Publicado en "Los Tiempos". Cochabamba

lunes, setiembre 15, 2008

Para los que se le olvidan sus claves y nombres de usuario



Dos, tres, cuatro... estudiantes se les olvidó su clave para ingresar al Blog, qué hacer... muchas recomendaciones existen...

1- No venir mas a la clase
2- Buscarse una nueva memoria
3- Visitar el médico....
4- Escribir en un PAPEL sus datos...
5.... mejor no lo escribo.

Cuáles son los nombres de esas estudiantes...
1- C...
2- Li...
3- Jud..

jueves, agosto 30, 2007

La evaluación como compromiso o cómo resultado.

Recientemente conversaba con mis estudiantes del décimo semestre de la Carrera de Educación en nuestra Universidad, sobre el sentido de la evaluación en el proceso pedagógico.

En la conversación salió a relucir que para estos estudiantes que se encuentran en su trabajo de grado, la calificación numérica que obtienen en este semestre no es significativa pues ese valor se cambia por el resultado obtenido en la defensa de su trabajo, que por lo general es después de varios semestres.

Entonces el análisis hizo un giro hacia la necesidad de una evaluación dirigida más al compromiso individual, que al resultado de cumplir con una meta. Los estudiantes asumen por lo general la posición de cumplir para quedar evaluados y de esa manera avanzar hacia las próximas asignaturas.

Pero en la práctica cuando la evaluación se dirige sólo al cumplimiento, cabe preguntarse qué queda para el individuo evaluado, cómo se siente sabiendo que solamente realizó su trabajo para cumplir y escasamente para desarrollarse.

Bajo esta óptica encontramos muchos estudiantes que realizan sus trabajos para cumplir con el docente, a veces, tratando de engañar al docente con la copia de otros trabajos, cambiando nombres de autores y en especial dejando la entrega de su trabajo para el último minuto del plazo.

En ese sentido me pregunto sí también algunos profesores cuando pasan al plano de estudiantes se sumergen en el mismo círculo de cumplir con el docente, colocando en su trabajo, partes de otros autores, presentaciones o videos que nada tienen que ver con lo acordado en la evaluación y en especial justificando su incorrecto proceder.

Qué pensarían nuestros estudiantes si encontramos profesores de ese tipo, como podrían evaluarnos nuestros estudiantes si con ellos somos inflexibles a la hora de entregar una evaluación y cuando nos convertimos en estudiantes exigimos al docente que amplíe constantemente el plazo de entrega.

Qué opina usted, está en el grupo de los que cumplen con sus evaluaciones para desarrollarse o dentro de los que cumplen por cumplir.

DrC. Carlos Bravo Reyes
Santa Cruz, 30 de agosto del 2007

martes, agosto 14, 2007

El plagio como olvido de citar la fuente original.

El plagio es casi tan viejo como la vida en nuestro planeta, para que exista solo se requieren dos personas el que crea y quien no quiere o no puede hacerlo y copia de manera igual o parecida.

Fui al diccionario de la Real Academia de la Lengua española y encontré que plagio se desprende del verbo plagiar que significa, acción y efecto de plagiar es decir copiar obras ajenas. También aclara que es copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias y se puede leer que entre los antiguos romanos, significaba comprar a un hombre libre sabiendo que lo era y retenerlo en servidumbre.

Como profesores muchas veces hemos detectado plagios de nuestros estudiantes, unas veces reproduciendo casi fielmente el trabajo de otro, que tal vez lo copió de otro y así en una cadena interminable, en otras la copia en parte de un libro o artículo, cometiendo el error de no citar la fuente.

Detectar este tipo de plagio es a veces muy sencillo, cuando se lee una tesis o un proyecto de esta el autor sigue una forma peculiar de redacción empleando palabras determinadas que repite sin emplear sinónimos, y de pronto encontramos un giro diferente en la redacción, en el manejo de las categorías, es algo que no encaja en todo el texto, en ese sitio está el plagio.

Hoy basta con copiar una parte de dicho texto en Google y en fracciones de segundo queda revelada totalmente la fuente original.

Es mejor citar que plagiar, es preferible interpretar que copiar, es mejor ser humilde que mentiroso.